Voces desde el más allá de la historia

lunes, 31 de octubre de 2016

201 años de una oscura muerte conveniente a Fernando VII


Mañana cumple un año este blog, creado coincidiendo con el 200 aniversario de muerte de Vicente Puig, víctima de una muerte prematura y en extrañas circunstancias que requirieron falsificar su defunción y facilitar  a Fernando VII llevar a palacio a su viuda, Gertrudis Romero, hallándose embarazada y con siete hijos a su cargo.

Portada de Episodio Nacional de Benito Pérez Galdós.

La inexplicable ausencia del expediente personal de Vicente Puig en el Archivo General Militar no ha impedido la reconstrucción de su rastro ni el descubrimiento de las peculiares circunstancias en que su esposa quedó embarazada en su ausencia y dependiente de los designios del déspota Fernando VII, convertido en “protector” de esta familia rota.


Retrato de Fernando VII.

El 1 de noviembre de 1815 Vicente Puig fallecía en Pamplona, lejos de su familia y sin llegar a saber qué sería de sus siete hijos, el mayor de ellos con doce y el último de meses. Ignoraba que venía otro niño en camino sin que él hubiera tomado parte. Había firmado testamento ocho años atrás cuando creyó que peligraba su vida al partir con el marqués de la Romana a la expedición hacia Dinamarca, incluyéndose entre los pocos sobrevivientes que lograron retornar a España en 1808 para unirse a la lucha contra la invasión francesa que duró años, hasta que se logró restaurar la corona a Fernando VII en 1814. Poco imaginaba Vicente Puig que este monarca marcaría irremisiblemente el futuro de su familia y él no estaría para defenderlos. Vicente Puig sobraba para Fernando VII. Y como una maldición, la historia volvería a repetirse con su hijo, Federico Puig Romero, y la heredera del absoluto, Isabel II. 

Isabel II de España.